viernes, 11 de diciembre de 2015

El Internet



Pues si, Matías. Al final mi Adolfillo me ha liado y me he comprado el ordenador. Mira que yo no quería ¡Si hasta la máquina de escribir me parecía un invento del demonio! Pero a ver quién le dice que no a un nieto. Y hasta me ha puesto el internet, estoy ya como en el centro de día, pero en casa.

Y por lo visto me he ahorrado unos cuartos porque hace unos años se comieron un pavo en las américas. De locos, si, black Friday lo llaman, como tu cuñado Blas, pero en inglis pitingluis, digo yo. Es más o menos lo mismo que las rebajas de enero, solo que en noviembre y a final de mes. ¿Lógica? Ninguna, pero al menos son rebajas, bienvenidas sean.

SI te contaba el otro día lo del Halloween, esto ya es el acabose. Por lo visto allí se comen el pavo en acción de gracias, y aprovechan ese fin de semana para comprar. Que lo sé yo, no porque sea listo, sino porque tengo el internet en casa. Lo he googleado, ya ves tú, a mis taitantos las cosas que hago. Me viera mi Paquita que en gloria esté googleando y me quedo dos semanas sin postre.  El caso es que es una cosa de allí, que aquí no la tenemos, pero nos la traemos igual. ¿Te imaginas tu al Obama diciendo: “El 20 de Diciembre cerramos la Casablanca porque es Santo Domingo”? Pos eso.

Pero de todos modos esto del internet si que es un invento. Te pones online, que dicen los chaveas, y en na y menos estás al día de todo lo que pasa en el pueblo. Que si el alcalde se casa, que si en el último pleno hubo broncas, que si las luces de navidad, que si una sirena p’acá, que si una ambulancia pálla, … Entre los fiordos, o forros o foros o como se llamen, el correo electrógeno, y los bloses, esto es un no parar. ¿Tú sabes la de gente del pueblo que tiene una gracia para escribir que pa qué? Pues un lujo, oye. Un rato en el blós de uno que hace cuentecicos, otro en el que comenta de política, otro que … yo que sé, cada loco con su tema. Lo bueno es que hay mucho arte, y lo malo es que no se entera uno hasta que no se mete en estos cibermundos.

Y el fiordo ese que te comentaba, para nota. Yo he visto a viejas en un barato con más educación. Y no me refiero ya a lo que viene siendo el malmeter por gusto, sino a la manera de escribir. ¡Qué penica los mozuelos de ahora! A nosotros nos costó, a nuestros padres, enseñarnos a leer y escribir. Pues si viera Don Nicolás como escriben ahí le faltaban reglas para liarse a mochazos. Que no digo, cuidao, que sean las formas, pero efectivas como ellas solas.

Además dijo mi Adolfillo de hacerme un tuiter. Al principio le di una colleja, pero luego me contó lo que era, angélico. Y ya ni tengo que bajar al bar a ver el fútbol: me abro mi tuiter y un montón de gente que no conozco de nada me va diciendo cómo va el partido. Yo no sé si eso será o no el futuro, pero cuanto menos es de agradecer. Tu si no quieres no te lo hagas, yo me llamo en esto arroba (sabrás estos modernos lo que es una arroba) PuesSiMatias. Jeje, ¡Así salimos los dos! Y como tú eres de hablar poco, ya le voy yo dando uso y te pongo al día.

Y hablando de arroba… ¡Maestro! ¿Tienes ya alguna arrobica del terreno de este año? Pus venga, ya estás tardando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario