sábado, 7 de mayo de 2016

Y vuelta al ajo...



Pues sí, Matías, y vuelta al ajo Mariana. Volvemos a tener elecciones en na y menos. Lo mismitico que en el patio de la escuela: tardan más en echarse las culpas de quien empezó que en ponerse a resolver el problema real.

Al menos se van solucionando cosas. Parece que eso de estar esgobernaos es la única manera de que realmente se gobiernen los problemas. Tenemos ya nuestro Chare bendito. Que pa parir y buscar pediatra no, pero para casi todo lo demás nos vale. Ya pulirán los flecos que les quedan. O eso espero. El otro día acerqué a mi Lucía, que la pobre estaba con los sudores de la fiebre y no había manera de bajarlos. Y atendidos de lujo, pero claro, sin pediatra de urgencias.

Y si volver a tener elecciones es ya cansino de por sí, tener el barrio otra vez en plena ebullición es casi más. Ahora las cruces, sin que apenas haya dado tiempo a que se vaya toda la cera de semana santa de las calles.

Yo esperaba que estuvieran los jóvenes en la manifestación del día 1, pero no. Al menos este año si que se veía más gente reclamando lo que tanto trabajico nos costó a nosotros echar a andar. Pero claro, si nosotros a nuestra edad preferimos echar un vínico en las cruces a ir a seguir luchando, imagínate el ejemplo que les damos a los mozuelos.

Pues ahí estaban todos, el juego pelota menos en pelotas que el resto del año. Aunque ya no es lo que era. Antes tenías tus bailes, tus Flash o tus  Crisant a altas horas de la mañana. Que antes eran pasadas las diez, ahora antes de las doce parece que no es suficientemente de noche.  Y la Mora a reventar de botellones de esos. ¡¿Pero no tenéis los chiringuitos al lao, alma cántaros?! Pues nada, los chaveas a lo Juan Palomo en frente de la fiesta poniéndose puícos. Eso es como si te pones en la puerta de Condepols y dices que has estado trabajando.

Otro fin de semana sin poder echar la partidilla ni nada. Al menos estaba bonica la calle. Lo poco de calle que respetaron. Y eso si, por la mañana temprano todo limpico. Para mí que hemos gastado más en rejas y lejía que en aguardiente.

A este paso vamos a tener que vallar el pueblo entero, y ríete tú de cuando lo hacen en Etnosur. Que entre la incontinencia urinaria, los robos en casas, en bancos y en cortijos se plantea uno muy seriamente dejar en casa el garrote de palo y sacar el del estilete de cuatro cuartas. El “flan güest” ese de las pelis de Chón Güein.

Así que a ver si ya empieza la cosa a enderezarse. Y los chavales van más a la feria del libro que a la de las cruces, los políticos más a sentarse a charlar que a repetir elecciones, y nosotros más a las cartas que a tanto hablar que para eso hemos venido. ¡Jefe! Ponte otros vínicos y un puñao de garbanzos, que con dos órdagos me ha dejado listico aquí el compadre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario