viernes, 23 de junio de 2017

Todos Menos Yo



Pues sí, Matías: todos menos yo. Menos tú, que cantaba aquel ubetense de la voz aguardentosa. Al menos en lo que a semana santa se refiere. Ya la sufrí (o disfruté, según se mire) todos los años que pasamos por la tejuela. Pero este, aquí en el sur, gloria bendita, valga la redundancia.

También es verdad que teniendo el Silo a tiro de piedra ha sido un año entero de bandas ensayando. Nada mal lo hacen, ¡Vaya nivelazo! Pero el merme es el merme y, ¿Para qué te voy a engañar? Andaba ya saturaete de pitos y tambores.

Mi Paquita sí era de las de ver la salida y la entrada en el templo del santo que encartase. De buscar el mejor sitio cuando el encuentro. Ahora parece que ha pasado como en las familias esas que salen en la tele: nene y madre no quieren ni verse, al menos dejaron lo del encuentro ese tan carismático para otra ocasión más personal. El pique entre bandas, equipos, cofradías, grupos… es algo innato al ser humano, eso es innegable. Pero tal vez lo estemos llevando a unos niveles que se nos escapan de las manos. A este paso pedirán a los chavales en el currículum que ponga su partido político, equipo de fútbol y cofradía preferidos. Los tres pilares de la sociedad que tenemos.

Todos menos yo, te decía. En política tengo muy claras mis ideas. Bien es cierto que he cambiado en ocasiones mi voto, pero no ha sido el voto en sí, sino el modelo propuesto. Si quiero que se haga tal o cual cosa voto al que propone de manera plausible  que se haga tal o cual cosa. Eso no es ser chaquetero, chaqueteros son los que un día te prometen realizar tal intervención pero al siguiente hacen la contraria.

En fútbol ni te cuento, ahí sí es verdad que no tengo preferencia alguna.  Si acaso como mi Paquita, que siempre decía “que gane el equipo más chico, que seguro le hace más ilusión. Y si no el árbitro, que están sólo en mitad de tanto borrico”.

Hablar de cofradías y demás apaños semanasanteros es a lo que siempre me negaré. Me gusta, en ocasiones, ver una buena banda o un buen paso. La verdad es que es entretenido y da gloria ver el Llanillo de bote en bote. Pero no seré yo quien entre en el juego de  medirse las trompetas ni los colores del capirote.

Aunque las tradiciones son las tradiciones, y como tales hay que tratarlas. Es una semana entretenida, con mucho que ver y mucho que disfrutar. ¿Lo mejor? Haberla pasado en el sur. El otro año, no sé si te acordarás, me quejaba cada dos por tres. Era imposible echar un vínico en el Cachas o tomarse unos caramales en el Madrid. Ahora estoy al otro lado de la guita del penitente. Ahora soy yo no quien se tiene echar a un lado porque vengan los de fuera a refrescarse el gaznate, sino el que se sienta al fresco en la puerta a ver plácidamente como la peña se desespera en pos de un abrevadero espirituoso y alimenticio.

Ni bueno ni malo, ni malo ni bueno. Simplemente distinto. Aprovechando el buen oraje nos hemos pasado unas tardes la mar de agustico en el campo, con mi Lucía correteando a los perros y destrozando terrones. Es una especie de precalentamiento para las olimpiadas de verano. Los abuelos las tenemos todos los años, no como esos que dicen llamarse atletas. ¡Lo nuestro sí que es un maratón, triatlón o “muchilón”. En tres mesecicos me acaba la niña el cole, y los padres currando, que con suerte tendrán una semana como mucho de vacaciones. Así que la semana santa ha sido el último ensayo general.

Como la lluvia ni está ni se le espera, en unos días tiraré a la finquilla a ver si voy limpiando el estanque y lo organizo todo para irnos como mínimo a pasar los fines de semana. Luego las semanas completas, y después todo el agosto. Que de agosto a “a gusto” hay sólo una letra y un espacio, que son la “u” de mi Lucía y el espacio que tenemos para perdernos paseando entre olivos.

Como todos menos yo currarán este verano y todos menos yo se han hinchado de ver procesiones, es de ley que seáis todos, menos yo, quienes digáis de llenar estos vasicos tan resecos. Yo no digo nada, pero va siendo tiempo de pasarse al tinto de verano. ¿O no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario